EMIGRACIÓN: PÉRDIDA, DUELO Y ESPERANZA

Publicado en por Pablo A Canelones Barrios

EMIGRACIÓN: PÉRDIDA, DUELO Y ESPERANZA

La emigración es una actividad propia de los animales y los seres humanos, se refiere a la movilización de grupos o individuos de su lugar de origen o asentamiento hacia otros territorios por razones de: clima, depredadores, agua y comida. En los humanos a las motivaciones para la emigración se le suman razones de tipo psicosociales tanto cognitivas como afectivas, objetivas y subjetivas.

Para las personas la salida de su país de origen de forma voluntaria o involuntaria implica un conjunto de pérdidas, que generan la movilización de diferentes pensamientos y estados emocionales, parecidos a los que se manifiestan en el duelo, tras la muerte de un ser querido y para superar el impacto de este evento vital se deben procesar adecuadamente los aspectos emocionales y cognitivos, relacionados con las pérdidas percibidas por el emigrado para procesar el duelo en forma efectiva.

El procesamiento del duelo implica afrontarlo conscientemente, analizar las condiciones generales que acompañan al proceso de emigrar, y asumir las pérdidas, desde el suelo patrio, que en términos simbólicos representan a la madre, así como las pérdidas relativas o absolutas de vínculos con personas y bienes materiales que se dejan en el país del que se parte, expresar la tristeza por estas pérdidas, e igualmente contactar las otras emociones presentes como la rabia, que acompaña principalmente a las decisiones forzadas por dificultades o agresiones del entorno, igualmente el miedo a las nuevas condiciones geográficas y psicosociales.

El procesamiento adecuado del duelo permite la reparación psicológica de las pérdidas, y en consecuencia, la adaptación del emigrado al nuevo país, a las nuevas cualidades de los vínculos distantes y a la nueva realidad psicosocial, en términos materiales y psicológicos. Cuando el duelo se entorpece o complica, se dificulta la adaptación del emigrado o sus familiares a las nuevas condiciones existenciales y pueden generarse diferentes situaciones negativas, desde problemas de salud expresadas en el cuerpo o la psique, hasta dificultades familiares o laborales.

Es de vital importancia la asistencia psicosocial al emigrante y sus familiares con fines preventivos o curativos tanto a nivel individual como grupal.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post