¿QUÉ ES EL ATAQUE DE PÁNICO?

Publicado en por Pablo A Canelones Barrios

Pablo Canelones

En algunas oportunidades las personas pueden experimentar una respuesta de pánico, con o sin motivo aparente, es decir: una reacción muy intensa de miedo, por anticipación de la ocurrencia de algo malo que comprometa su integridad física o psíquica. Se presentan conjuntamente alteraciones psíquicas y somáticas, entre ellas: aumento de la frecuencia cardíaca, vértigo, sensación de asfixia etc. claramente identificables e interpretadas por la persona como posibles enfermedades orgánicas. En ausencia de una explicación racional, se experimenta alto nivel de sufrimiento psíquico, con sensación de muerte inminente o pérdida del control. Todas estas manifestaciones son características de una alteración psiquiátrica clasificada dentro de los trastornos de ansiedad, denominado ataque de pánico, que es muy dramático pero de buen pronóstico con tratamiento adecuado a tiempo.

El ataque de pánico o crisis de angustia es un trastorno de ansiedad que aparece en forma brusca, con predominio de la activación física, que puede alcanzar su máximo nivel generalmente en 10 minutos. El comportamiento es desorganizado, puede haber conductas impulsivas orientadas por la imperiosa necesidad de escapar, que compromete la racionalidad en proporción directa a la intensidad del miedo. Se acompaña con una serie de síntomas somáticos como: sensación de falta de aliento o ahogo, palpitaciones, sudoración, opresión o malestar torácico, sensación de atragantamiento o asfixia, temblores o sacudidas, náuseas o molestias abdominales, inestabilidad o mareo. El miedo incontrolado, junto a todas estas manifestaciones somáticas produce una sensación de malestar subjetivo, que es interpretado como evidencia de una enfermedad de alto riesgo que produce una sensación de muerte inminente.    

Durante las crisis de pánico también se presentan algunas manifestaciones o síntomas psicológicos cognoscitivos, entre ellos: la desrealización, que consiste en la vivencia o percepción del entorno como extraño irreconocible o irreal. La despersonalización, es otro de los síntomas, que se manifiesta por la sensación de desconocimiento de sí mismo. Las personas afectadas por este trastorno también reportan que al iniciarse los síntomas físicos, se apodera de ellas un miedo intenso, irracional e incontrolable que precede a un deseo urgente de huir del lugar donde ha aparecido la crisis para salir de la situación agobiante. Aunque estas manifestaciones son pasajeras, la experiencia es tan fuera de lo común que genera miedo a perder el control o volverse loco.

Hasta el momento se desconoce la causa específica del ataque de pánico. Hay una serie de hipótesis etiológicas, relacionadas con aspectos psicológicos, sociales y biológicos. Hay evidencias que indican que: el ataque de pánico es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres, e igualmente es más frecuente en personas con antecedentes familiares con este problema. Las investigaciones para determinar la causa no han sido concluyentes. Desde el punto de vista individual se han reportado cuadros inesperados (no relacionadas con estímulos ambientales) crisis de angustia situacionales (desencadenadas por estímulos ambientales) y crisis de angustia más o menos relacionadas con una situación determinada. Con frecuencia se ha observado que el inicio puede no estar relacionado con estímulo específico y luego el miedo se asocia a la anticipación del ataque de pánico.

Tratado adecuadamente se logra superar el trastorno, que de no hacerlo se puede complicar e incapacitar a la persona en diferentes áreas de funcionamiento, porque la persona tiende a aislarse como recurso para evitar las situaciones relacionadas con el ataque. Existen muchos recursos para el tratamiento, tales como: psicofármacos, los antidepresivos y ansiolíticos han dado buenos resultados, especialmente cuando se combinan con la psicoterapia. El trabajo psicoterapéutico consiste en comprender el proceso de formación individual del trastorno, la secuencia del ataque e introducir correctivos y equipar con técnicas adecuadas para el manejo de los síntomas. La pertenencia a un grupo de apoyo también está indicada y se han reportado los beneficios, como actividad complementaria a la psicoterapia.

En síntesis, el ataque de pánico es una entidad nosológica clasificada dentro de los trastornos de ansiedad, es un cuadro de aparición brusca y genera altos niveles de malestar subjetivo. Los síntomas psicológicos a consecuencia del miedo y las alteraciones fisiológicas, hacen que la consulta inicial se realice en las salas de emergencia. El médico general debe estar preparado para orientar el tratamiento adecuado. En algunas oportunidades los prejuicios con relación a los trastornos mentales y la prohibición cultural de sentir miedo, hace que las personas eviten la consulta a un profesional y sufran en forma silente. Debe quedar muy claro que es un trastorno de salud como cualquier otro y requiere tratamiento adecuado. La persona con ataques de pánico no es ni un trastornado ni un ansioso. Es una persona con ansiedad o con ataque de pánico, porque la define su condición global de persona y nunca la particularidad de un diagnóstico.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post