El estrés social crónico puede generar hipertensión arterial

Publicado en por Pablo A Canelones Barrios

6108189031_c22767bca1.jpg

Pablo Canelones

El estrés por eventos sociales estresantes crónicos, bien sean conocidos por la persona o desconocidos y naturalizados, considerados como: “normales” o “cotidianos”, produce una sensación de tensión corporal como señal de alarma y genera una respuesta fisiológica que activa el sistema nervioso simpático, e inhibe la acción parasimpática. La activación simpática es detectada por las respuestas de: taquicardia, hipertensión e hipertermia durante los conflictos sociales, y se han observado de la misma forma en humanos, primates y roedores.  La activación del sistema nervioso simpático promueve la retención de sodio y esta condición ha sido reconocida que desempeña un papel importante en el desarrollo y mantenimiento de la hipertensión sensible a sal. Así lo evidencia un estudio dirigido por la Dra. Ana Niebylski (1) de la Facultad de Ciencias Exactas Fisico-Químicas y Naturales de la Universidad de Río Cuarto, de Córdoba, Argentina y publicado en agosto de 2012 en Stress and Healt, cuyo objetivo fue investigar la activación neuroendocrina y la excreción renal de sodio en respuesta al estrés social crónico en un modelo experimental con animales. Se trabajó con Ratas Wistar machos que fueron sometidas a estrés social de acuerdo con el paradigma residente-intruso. Las sometieron a la confrontación social una vez al día durante 6 días. Después del último enfrentamiento, se determinaron: las catecolaminas plasmáticas y urinarias de corticosterona para evaluar la activación neuroendocrina. También se midieron: creatinina plasmática de aldosterona, plasma y orina, sodio, potasio y volumen de orina. Los investigadores observaron que el estrés social crónico aumentó los niveles de la norepinefrina urinaria, la dopamina y la corticosterona plasmática, no se registraron cambios en los niveles de norepinefrina. Por otra parte, se observaron altos niveles de aldosterona en plasma y baja excreción urinaria de sodio.  En conclusión, el estrés social crónico tuvo un fuerte efecto antinatriurético, que es coincidente con la activación noradrenérgica y corticoadrenal y un aumento en los niveles de aldosterona en plasma. La activación de estos factores puede promover la retención de sodio, que ha sido reconocida a desempeñar un papel importante en el desarrollo y mantenimiento de la hipertensión. Otros estudios ha puesto en evidencia que se puede modificar este patrón biológico en humanos, mediante el uso de las técnicas psicobiológicas para el manejo del estrés, aplicadas por los psicólogos dentro del proceso psicoterapéutico, que permiten disminuir la respuesta de activación del estrés por medio de un proceso de aprendizaje psicofisiológico y en consecuencia la persona permanece sin afectación aunque el evento estresante permanezca inalterable.

referencia de la investigación en este link  

 

Taller de técnicas psicobiológicas para el manejo del estrés en Maracay

      En Caracas:  Taller de técnicas psicobiológicas para el manejo del estrés

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post